Doggie-Guia

Como educar a mi perro

 

EnseƱando buenas maneras

Cuando se tiene un perro educado, éste puede perfectamente convivir contigo y tu familia dentro de la casa.

De lo contrario al no saber diferenciar lo que está bien y mal. te cuasara problemas, y el cachorro tendra que estar en el patio.

Por eso es bueno enseñarle buenas maneras.

No subirse a los muebles

Los perros al igual que los lobos son animales que se juntan en grupos y dentro de su sociedad hay uno que va a ser el jefe o líder. Cuando descansan, el perro que ocupa el primer lugar siempre va a situarse en una posición más alta que los demás y por lo mismo tu perro puede buscar subirse a tus sillones u otros muebles tratando de demostrarte que él manda.

Es normal en los perros tratar de ubicar su rango dentro de la familia y lo van a hacer de diferentes maneras dentro de la casa, por eso cuando lo encuentres sobre el sillón bájalo de inmediato diciéndole “NO” de forma muy seria y firme.

También puedes cubrir el sillón con plástico de burbujas del que se usa para empacar o con papel celofán, de esta manera la sensación y el ruido pueden asustar a tu cachorro y no repetirá la acción

En el jardín

Cuando un perro no hace suficiente ejercicio o está aburrido puede dedicarse a hacer hoyos en la tierra. En climas calientes o fríos hacen hoyos para meterse y estar más frescos o calientitos. También los hacen por instinto como los “Terrier” .

Puedes evitar esto ejercitando a tu perro, proporcionándole juguetes o cortándole las uñas de una manera adecuada para que le sea más difícil rascar.

En la mesa

Nunca permitas que tu perro pida comida cuando estén sentados a la mesa tú o tu familia. Si lo haces una vez lo seguirá haciendo constantemente ya sea molestándote o poniendo una mirada de súplica.Recuerda que los perros son muy inteligentes y aprenden la manera de conseguir lo que quieren y en este caso es otra forma de retar su posición dentro de la familia.

Cuando pida no le hagas caso o dale un bocado sólo cuando hayas terminado de comer y estés levantado de la mesa, de preferencia una golosina para perros como carnaza pero alejado de la zona donde estás comiendo.

El saludo

No debes permitir que tu perro salte sobre la gente. Para tu cachorro es una forma de saludarte pero también de marcar su liderazgo sobre ti, o sea de decir “yo aquí mando” . Además esto puede afectar de varias maneras, una de ellas es ensuciándote la ropa, tirando a la persona sobre la que le brinca o asustándole.

Puedes evitar que salte agachándote tú a saludarlo o no haciéndole caso para que entienda que eso no está bien hecho. Salúdalo solamente hasta que las cuatro patas estén sobre el piso y felicítalo siempre que haga algo bien!

No morder

Además de que tu cachorro quiere jugar, existen otras razones por las que tu perro muerde las pantuflas y cosas que dejas en el suelo. Por ejemplo al encontrarse en su momento de dentición, es decir que al cambiar sus dientes entre los cuatro y seis meses necesita rascarse mordiendo lo que encuentra para aliviar la comezón, además de que ayuda a que salgan los dientes nuevos. Las tercera razón por la que tu perro muerde las cosas que se encuentra es por su instinto de cacería. En estado natural, es decir, si viviera en un grupo de perros salvajes, estaría en edad de prepararse para la cacería e ir practicando. Como aún es pequeño, los mayores dejan pedazos de carne en el suelo para los más jóvenes y éstos lo reciben con toda gratitud. Para tu perro es normal que dejes cosas y las acepta como un regalo de los “perros mayores”, o sea tú y tu familia, por lo que si lo regañas lo confundes mucho pues como parte de su comportamiento está ansioso por ser parte de la manada humana que le trae regalos. Mejor trata de no dejar cosas tiradas, ni zapatos, ni juguetes o tu ropa, mucho menos tus libros pues los deshojará fácilmente. Déjale en cambio sus propios juguetes, carnazas, etc.

No aullar

Recordando las costumbres que tienen los lobos o los perros salvajes, estos están acostumbrados a dormir lo más cercanos posibles, todos dentro del grupo. El perro doméstico manifiesta estas costumbres con su familia adoptiva pero además sigue conservando algunas características de cachorro en muchos sentidos, es como si fuera niño toda su vida. Por lo mismo quiere estar acurrucado con su “mamá” o con la persona que la representa, ya sea un adulto hombre o mujer o tú mismo en este caso. Para él es muy extraño que a la hora de dormir lo saquen y lo separen del grupo abandonándolo en la noche, por eso se vuelve más insistente en quedarse contigo. Únicamente los lobos que han sido echados de la manada se encuentran solos, por eso para tu perro es extraño y hasta doloroso el ser rechazado. Esto suele representar un problema para las familias pues no siempre se puede permitir la entrada del perro a la recamara y a veces ni siquiera a la casa. Lo que puedes hacer es permitir que el perro se acostumbre a dormir sólo en los primeros días dejándole una prenda tuya o de la persona que él haya adoptado como “mamá” para que guarde su olor durante la noche y se sienta acompañado. Para ellos el olfato es muy importante y en su etapa de recién nacido lo era más todavía pues así reconocían a su madre. Más adelante déjalo dormir lo más cercano posible al resto de la familia sin que cause destrozos. Recuerda que estos destrozos podrían ser señal o síntoma de otros problemas.

Ladridos

Mi perro ladra a cada vez que alguien pasa y cada que salimos aúlla, a mis papás y  a los vecinos les molesta.

El ladrido de tu perro es un llamado de alerta. Igual que sus ancestros los lobos, guardan la costumbre de llamar al resto de la manada, ya que est án acostumbrados a estar en grupo. Esto hace que los cachorritos se escondan y que los adultos se junten para la acción en caso de que haya algún enemigo. Cuando encuentran a alguien conocido a este llamado le sigue una ceremonia de saludo. Cuando es un desconocido el perro se lanza al ataque. El gruñido con ladrido indica que el perro quiere atacar pero está buscando refuerzos.

El aullido es una forma propia de los lobos para juntarse, sin embargo en el caso de los perros lo usan cuando se quedan solos. Y quiere decir: “Yo estoy sólo, ¿dónde están ustedes? Vengan a reunirse”.

La tonada de los lobos adquiere identidad del grupo, estado de ánimo y hasta indica elementos de los límites territoriales. En el perro doméstico es más frecuente el ladrido y en los lobos es más común el aullido. La próxima vez que tu perro esté ladrando es muy posible que esté tratando de avisarte de algo, alguien que pasó cerca, un extraño, otro perro o un ruido que desconoce.

Con el ladrido tu perro te avisa de cualquier extraño pero si esto es molesto para tu familia y vecinos trata de mantener al perro más lejos del paso de la gente. Si tu perro se ha vuelto más inquieto de lo normal es posible que necesites ayuda profesional, busca un terapeuta de comportamiento para mascotas para que haga una evaluación detenida del problema y te ayude a solucionarlo. Mientras, cuando salgas déjale un juguete con el que pueda divertirse por mucho tiempo él solo, y que no necesite que estés con él, así no te extrañará tanto. Recuerda que los perros están acostumbrados a estar en grupo y cuando te vas no sabe qué hacer.

Marcar el territorio

Mi perro se hace pipí en los sillones de la casa, en las esquinas de las camas y en las cortinas, ¿qué puedo hacer?

Como ya te habrás dado cuenta, alrededor de los 6-9 meses los machos comienzan a levantar una de las patas traseras para orinar sobre un poste, un árbol, una pared o alguna zona vertical, sólo en caso especiales un macho adulto orina en lugares horizontales. En el caso de la orina vertical, además de ser para eliminar los líquidos de desecho que ya sabemos, tu perro está dejando información sobre su identidad en ese poste o árbol. Básicamente es como dejar su título de propiedad, es decir que marca cada poste y cada árbol de “su territorio” para decir que esa zona es suya. Esto ocurre más en los machos porque por naturaleza son más territoriales que las hembras pero no quiere decir que ellas no sean territoriales.

¿Porqué en áreas verticales?  Al dejarlo lejos del suelo, en primer lugar permite que queden más frescas, así no son pisadas por todo el que pase por ahí y por otro lado reduce las posibilidades de dónde buscar señales. Si fueran en el piso habrían muchos lugares dónde buscar. En segundo lugar quedan a la altura de la nariz de otros perros para que puedan “leer” la información más fácilmente.

Esta información indica la territorialidad hasta para el propio perro, pues al volver a pasar por ahí reconoce un área familiar, reconociendo al mismo tiempo, la frecuencia con que pasan otros perros, resultando ese territorio un área compartida. Por último, pero igualmente importante que todo lo demás, el levantado de pata indica desde lejos o al oler sus hormonas, si el que orina ese poste es un macho o una hembra.

La próxima vez que salgas con tu perro a pasear permítele oler los postes y todo lo que le cause curiosidad, para él esas señales y toda la información que ahí encuentra es una forma de socializar. Cuando no le dejas oler es como si no te dejaran ver la televisión o salir a jugar con tus amigos. Por lo mismo y por higiene no permitas que el perro se te acerque a la cara.

Como puedes ver la costumbre de tu perro al marcar dentro de tu casa es una cuestión de decir que es su territorio, sin respetar la jerarquía de la familia. Antes que nada asegúrate de limpiar muy bien con productos especiales de los que hay en las tiendas de mascotas, por lo general no es suficiente agua y jabón pues su olor no desaparece fácilmente y los perfumes o sprays sólo esconden el olor pero no lo desaparecen. Por otra parte, las señales de territorialidad que manda tu perro al orinarse dentro de casa son muy importantes, no las dejes pasar desapercibidas pues si no es un problema fisiológico, puede ser un problema más grave que suele ir acompañado de otros problemas de conducta, consulta a un terapeuta de comportamiento si el problema persiste.